INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

09.01. PRIEGO CIUDAD, 2007.

 




Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Historia de Priego de Andalucía - Coral "Alonso Cano" de Priego de Córdoba

4. ALONSO CANO LE DA SU NOMBRE

Se elige el nombre de "Alonso Cano", pianista prieguense, para denominar al grupo coral.

 



 

© Enrique Alcalá Ortiz 

 

 

         Como la coral empezaba a tener personalidad propia, el director Antonio López estima la necesidad de poner un nombre identificativo a la Coral, y piensa en el pianista Alonso Cano Rubio quien por estos tiempos contaba 79 de edad y había estado toda su vida dedicado a la música en Priego, sobre todo tocando el órgano en celebraciones religiosas y funciones solemnes cofradieras. Aprobado por la Junta Directiva, el director y presidente se llegan a casa de Alonso Cano y hecha la propuesta, acepta encantado.

         Alonso Cano era hijo de un prestigioso músico que llenó toda una época en Priego. Su padre Laureano Cano Rodríguez nació en Alcalá la Real (Jaén) el 4 de julio de 1862, hijo del director de la banda municipal que tocaba varios instrumentos, cuyo arte enseñó tempranamente a su hijo hasta el extremo de que con diez años, el chaval dio un concierto como solista de flautín. Sus primeras lecciones de piano las recibió del maestro Pulido, a la vez que estudiaba violín. Realizó el bachillerato en Jaén, y en Granada inicia los estudios de medicina, que abandona para dedicarse a la música. Al morir José Cruz, hace oposiciones a la vacante de organista del arciprestazgo, celebradas en la catedral de Córdoba, ganándolas con brillantez. Entonces contaba 22 años y desde este momento toda su actividad profesional la ejerce en Priego, dándose de alta en el Casino Primitivo. Además de su puesto de organista y los diarios conciertos y enseñanzas en el Casino, sus clases se extendieron, a las entonces distinguidas "clases" de la pequeña burguesía prieguense y de otras ciudades cercanas. Fue autor de numerosas obras para orquesta, órgano, piano y rondalla. De las que podemos citar valses, fantasías, mazurcas, pasacalles estudiantiles y zarzuelas, muchas de estas composiciones con letras de Carlos Valverde López. De tema religioso se conocen varias misas, un quinario a Jesús Nazareno, letanías, gozos, coplas y villancicos. Aunque lo que más podemos destacar es el amor y la educación musical que sembró en numerosos prieguenses, creando una conciencia musical tan profunda que aún hoy es recordada con enorme cariño por aquellos que fueron discípulos y admiradores. Ejemplos destacados de esta influencia los tenemos en Luis Prados Chacón, director durante muchos años de la Banda Municipal de Música y José Luis Gámiz Valverde, notable alumno que inicia de niño sus estudios de piano con él, además de sus propios hijos de los que destaca Alonso Cano Rubio.

         Nacido en agosto de 1902, Alonso Cano se impregna pronto del ambiente musical que vivía en su casa, recibiendo una educación esmerada. Inicia estudios en el seminario que abandona más tarde. Las primeras lecciones musicales las recibe de su padre y más tarde aconsejado por Manuel de Falla, a quien visitó en compañía de su progenitor, realiza estudios de composición y armonía. Su personalidad sencilla y apartada de cualquier protagonismo no fue óbice para que en alguna ocasión se presentara en público para dar conciertos, casi todos ellos organizados dentro de la Sección de Música del Casino de Priego de la que era un miembro fundador.

         En las décadas cuarenta y siguiente va estar presente en todas las iniciativas musicales que se realicen en el Casino y será uno de sus miembros impulsores y colaboradores de todo el renacimiento musical que se produce. Como muestra tenemos lo siguiente:

         Francisco Velástegui Serrano por boca de Pedro Candil Jiménez nos cuenta que a últimos de 1947 o a principios de 1948 en Granada "se gestó el nacimiento de los festivales de Priego", en un almuerzo en el que se reunieron el pianista Leopoldo Querol, el granadino Adolfo Montero, y los prieguenses, socios del Casino y asiduos asistentes el festival granadino del Corpus, Eusebio Ruiz Castillo, Luis Calvo Lozano, Alonso Cano Rubio y Pedro Candil Jiménez. La conversación en la mesa, prosigue, giró sobre la música y los conciertos de Granada, sugiriendo Leopoldo Querol la posibilidad de celebrar algo parecido en Priego, ofreciéndose a actuar en ellos y a usar su influencia para que pudiera venir a la ciudad la Orquesta Sinfónica de Radio Nacional, como así sucedió.

         Animados por estos éxitos desbordantes, el Casino de Priego, a través de su Sección de Música, y ya en su tercer año de funcionamiento, va a desarrollar una larga serie de conciertos. Como inauguración de la temporada del año 1950, el 7 de enero, los artistas locales Alonso Cano, (piano), y Francisco Calvo, (violín), dan un concierto con un programa en cuya primera parte actúa el violín acompañado con piano y una segunda parte con piano solo.

         En ese mismo año, Alonso Cano celebra un concierto, acompañando con el piano a Luis Prados, director de la Banda Municipal de Música. En la segunda parte se presenta el Sexteto de la Sección de Música formado por Francisco Calvo, Laureano Jiménez (violines), Avelino Siller (flauta), Luis Prados (viola) Manuel Jurado (violoncelo) y el mismo Alonso Cano al piano, quien también se encarga de la dirección. Tocaron obras de Brahms, Granados y Mozart.

         Será uno de los miembros fundadores de la Sección de Literatura y Bellas Artes que crea dentro del Casino, siendo ostentando el cargo consiliario en su primera Junta Directiva y cuando en 1952 aparece el semanario Adarve será encargado de escribir algunos comentarios de tema musical.

         En abril de 1952 se lleva a cabo un acto literario-musical organizado en los salones del Casino en el que actuaron varios miembros de la Sección. En la primera parte, violín y piano a cargo de Enrique Báez Centella y Alonso Cano Rubio. En la segunda parte charla de Adolfo Mérida de la Rosa y de Francisco Montoro del Pino y recital de los poetas Carlos Valverde Castilla y Manuel Mendoza Carreño.

         De su producción propia conocemos la Misa de la Virgen de la Aurora, inspirada en melodías de los auroros prieguenses y de la provincia que fue estrenada en las fiestas de la Cofradía de la Soledad en mayo del año 1970, cantada por el coro del Colegio San José de los hermanos maristas y dirigida por su hermano José Pérez Peña. Una armonización de un pasodoble dedicado a Manuel Benítez El Cordobés, música y letra de Manuel Muñoz Jurado y el arreglo musical de la misa de Gómez Navarro dedicada a la Cofradía de la Columna.

         Hasta los setenta años largos de su vida acompañó a casi todos los grupos que cantaban en misas solemnes y funciones cofradieras, siempre de una forma desinteresada y apartado de cualquier protagonismo.

         Tuvo tiempo suficiente de conocer los éxitos que iban alcanzando la coral que tan dignamente llevaba su nombre.

 





2433 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007