INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

12.063. PROCESIONES EN LAS ALDEAS PRIEGUENSES. (2007-2011)

 




942174 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Personas - Prieguenses

LOS ALCALÁ-ZAMORA

Resumen biográfico de algunos miembros de la familia Alcalá-Zamora Franco y Alcalá-Zamora Caracuel



© Enrique Alcalá Ortiz

LOS ALCALÁ-ZAMORA FRANCO 

 

     E

l apellido Alcalá-Zamora es uno de los más ilustres de Priego. Influyentes y partícipes en la vida municipal y en la nacional. Tanto que en todas las cortes constituyentes que se formaron en el siglo XIX siempre hubo un miembro de la familia.

                    Ya a finales del siglo XVIII, en las reuniones preparatorias de personas notables para fundar la Sociedad de Amigos del País de la Villa de Priego asiste el presbítero José Pío Alcalá-Zamora y Francisco Ubaldo de Alcalá y Zamora, familiar del Santo Oficio de la Inquisición de Córdoba, quien será uno de los consiliarios en la primera junta que se forma. Tuvo tres hijos Vicenta, José y Pedro Alcalá-Zamora Ruiz de Tienda. 

PEDRO ALCALÁ-ZAMORA RUIZ DE TIENDA 

                    E

ste Pedro Alcalá-Zamora Ruiz de Tienda fue Capitán Graduado, Cruz de Sufrimientos de Guerra por al Patria, diputado a Cortes en varias legislaturas desde el año 1812 en las Cortes de Cádiz. En el 1818 fue nombrado Regidor perpetuo de Priego y vocal de la Junta de Contribución del Reino, se enfrenta a Fernando VII en su etapa absolutista, teniendo que huir a Inglaterra. Los vaivenes de la política real le hacen ser diputado provincial, senador, gobernador de Sevilla o perseguido y encarcelado. Niceto Alcalá-Zamora y Torres, primer presidente de la II República Española, dedica estas expresivas frases: ?El hermano de mi bisabuelo don Pedro Alcalá-Zamora, se batió por la libertad en Bailén, estuvo prisionero en Ocaña por orden de Fernando VII, y de este lance quedóle la preocupación, que luego mostró como diputado, de la mejora de las cárceles, previendo tal vez que algún otro miembro de su familia volvería a pasar por ellas. Como diputado además, fue de los primeros que reconoció a Isabel II, es decir, a la rama entonces liberal de los Borbones frente a la carlista.?[1] La vena escritora e investigadora ya la tenía este abuelo, siendo autor de una historia manuscrita de Priego fechada a finales del siglo XVIII y de múltiples árboles genealógicos. Es autor de un folleto titulado ?Observaciones sobre el cultivo de los olivos en Andalucía?.  En unión de su amigo el marqués de Cabriñana escribe la obra ?Memoria sobre los obstáculos que impiden el fomento de la agricultura?. De su matrimonio con María Candelaria Franco Ayerbe, hija del corregidor de Carcabuey, tuvo cinco hijos, José, Pedro, Mercedes, Luis y Federico[2]. Dos de estos hijos, José y Federico son los que aparecen en las noticias de los diarios cordobeses. 

JOSÉ ALCALÁ-ZAMORA FRANCO 

     J

osé Alcalá-Zamora Franco nace en Priego el primero de abril de 1818 en la Carrera de las Monjas, en la casa que hoy es sede del Casino de Priego, fue bautizado ese mismo día por el cura teniente Francisco Gutiérrez Bermúdez en Santa María de la Asunción, única parroquial de la villa de Priego, provincia de Córdoba y abadía de Alcalá la Real[3]. Recibe una educación acorde con el alto nivel social de su familia. Así, después de la instrucción primaria, en abril de 1830, inicia sus estudios de enseñanza media en Cabra, siendo alumnos del Colegio de Humanidades de la Purísima Concepción de Cabra. Prosigue su educación en el Colegio del Mayor San Bartolomé y Santiago de Granada, en cuya universidad cursa la licenciatura de Derecho, terminándola en 1841. De vuelta en Priego se dedica al ejercicio de su carrera, como dice el libro ?Los diputados pintados por sus hechos?, ?con un crédito envidiable en todo el partido judicial, donde era consultado en todas las cuestiones de interés, no solamente contenciosas, sino también de carácter administrativo o económico?. Siguiendo las ideas políticas de su padre así como su trayectoria de parlamentario, trabaja activamente dentro de las filas del partido liberal progresista.

         En 1851, José Alcalá-Zamora Franco con 33 años de edad, algo mayor para su época, contrae matrimonio con María Encarnación Estremera Calvo-Rubio, doce años menor que él, hija de Luis Estremera Burgos y Rosalía Calvo-Rubio Aguado y Arias, ésta natural de Coronil, provincia de Sevilla. La esposa llevaba 28.010 reales en dote y 48.000 en arras, siendo todo 76.010 reales[4].

           Contra los diez años de política moderada, se sublevó en 1854 el general O?Donell en Madrid y tras el manifiesto de Vicálvaro, consigue atraerse a los liberales a su movimiento revolucionario, derribando al ministerio del conde de San Luis, y formando otro progresista, presidido por Espartero, que con la ayuda de O?Donell gobernaron juntos durante dos años, llamados el ?bienio progresista?.

                    José Alcalá-Zamora Franco, desde los primeros momentos del pronunciamiento, es nombrado Presidente de la Junta Revolucionaria de Priego, y después vicepresidente de la Provincial de Córdoba, siendo designado por el Partido Liberal candidato para las Cortes Constituyentes, resultado elegido diputado durante el período 1854 a 1856. El Diario de Córdoba siguiendo de cerca el trabajo de los parlamentarios lo cita en numerosas ocasiones junto a otros diputados como León y Medina, Pacheco, Vega de Armijo, Ortiz Amor, Bastida, y Vargas. Forma parte de la comisión de la Ley del ferrocarril Córdoba-Sevilla y realiza votaciones referentes al uniforme de los diputados en los días de gala, trono constitucional, supresión del impuesto de Consumos, componentes del ejército, asignaturas en los seminarios, incompatibilidades de los diputados, condiciones de la sanción del Rey a las leyes votadas en Cortes, establecimiento de la tolerancia religiosa y suspensión de garantías constitucionales entre otras.

                    Después de los cinco años del gobierno de Unión Liberal presidido por O?Donnell se suceden varios gobiernos que tuvieron que hacer frente a frecuentes motines y conspiraciones, evolucionando los moderados hacia el absolutismo lo que aumentó la oposición de los liberales que se hicieron revolucionarios y conspiradores, ahora divididos en demócratas, unionistas y progresistas. Por esta rama es elegido representante en la asamblea progresista de 1864. Forma parte activa en la Revolución del año 1868 que logra derribar a Isabel II, siendo nombrado presidente de la Junta Revolucionaria en Priego y vicepresidente de la provincial, como ya ocurriera en 1854. Propuesto para las Cortes Constituyentes es elegido por la circunscripción de Montilla por una abrumadora mayoría, tratando siempre en sus actuaciones desde 1869 a 1870, de consolidar el triunfo de la revolución. Ejerce como senador de 1871 a 1872 durante el breve reinado de Amadeo, y más tarde forma parte de la candidatura Radical para senador de la provincia junto a los señores don Patricio de la Escosura, D. Rafael María Gorrindo y Castro y D. Juan Alaminos y Vivar. La proclamación de la República frustra estas aspiraciones.

                    Muere repentinamente en Priego el año 1874 de un ataque de apoplejía. El ?Diario de Córdoba? le dedica, como epitafio, estas palabras: ?Ha fallecido en Priego el Sr. D. José Alcalá-Zamora, Senador del Reino que ha sido y diputado a Cortes en varias legislaturas. En muchas ocasiones ha figurado entre las personas más influyentes de la provincia, siempre ha desempeñado todos sus cargos con notable rectitud, siendo un modelo de amistad y de consecuencia, lo que le ha granjeado en todo tiempo la general estimación. Su numerosa y apreciable familia se ve en estos momentos presa de un agudo y justo dolor, por lo que le deseamos algún consuelo[5]?.

                    En el cementerio Santo Cristo de Priego, existe una urna funeraria con las siguientes inscripciones: ?Panteón familiar erigido por el Exmo. Sor. D. José Alcalá-Zamora, senador del Reino. Año 1872?. ?En memoria de su idolatrado padre Sor. D. Pedro Alcalá-Zamora, fallecido en 24 de mayo de 1850, cuyas cenizas reposan aquí. Sit terra levis?. ?El Exmo. Sr. D. José Alcalá-Zamora y Franco ex diputado a Cortes Constituyentes y ex senador del Reino. Falleció en 20 de junio de 1874. S.T.L?. ?La Sra. Dª. Encarnación Estremera Calvo Rubio, viuda del Exmo. Sr. D. José Alcalá-Zamora Franco. Falleció el 22 de junio de 1875. D.E.P?.

FEDERICO ALCALÁ-ZAMORA FRANCO 

                    A

Federico Alcalá-Zamora Franco, como a su hermano José también se le conoce actividad política. Siguiendo la tendencia liberal de la familia lo vemos de concejal y de Alcalde segundo en la Corporación Municipal del año 1969, presidida por Antonio de la Barrera, cargo del que cesa al ser nombrado Comisario de ferrocarriles. Fue presidente del Casino Primitivo en 1951, dándose de baja de esta sociedad en junio de 1907. Pertenecía a la Cofradía de la Soledad.

                    A la historia local prieguense ha pasado por su actividad pictórica y por los cuadros que se conservan de él en colecciones particulares, iglesias, y en los museos prieguenses de Niceto Alcalá-Zamora y Adolfo Lozano Sidro. En el primero de los citados existen dos cuadros de su autoría en los que retrata a José Alcalá-Zamora Caracuel y a Gregorio Alcalá-Zamora Caracuel en sus años jóvenes. Y en el museo de Adolfo Lozano Sidro, aparte de otros retratos, están depositados una vista de la Fuente del Rey, de 1876, siendo la más antigua que se conoce y una ?Vista general de la Villa Priego?, fechada el 28 de julio de 1867.

                    Había nacido en Madrid en 1826, aquí ejerce en su época juvenil como profesor de pintura, aunque pasaba largas temporadas en Priego donde pasó gran parte  de su vida. Una hermana suya, Mercedes, es abuela del célebre pintor prieguense Adolfo Lozano Sidro, quien probablemente dio sus primeros pasos en la pintura en el taller de su tío abuelo Federico[6].

                    En la prensa aparece con ocasión de su actividad política y de las compras que se le adjudican en las subastas de fincas procedentes de la desamortización de Madoz. Compra una casa en la calle Gitanos, un cañaveral en la Cuesta del Salado, una finca en la Dehesa Nueva de Leones y otra en la Dehesa de Castil de Campos. 

 

LOS ALCALÁ-ZAMORA CARACUEL

 

 JOSÉ MARÍA Y MANUEL LÓPEZ CARACUEL      

 

  J

unto a la saga de los Alcalá-Zamora, los de apellido Caracuel fueron igualmente una familia de hacendados y personas influyentes en la sociedad, bien en cargos oficiales, administrativos, militares, políticos, asociativos o culturales.

         De entre los numerosos miembros podemos citar a Juan García Caracuel quien el 6 de enero de 1848, siendo alcalde de Priego, y bajo su presidencia se reúnen varios vecinos influyentes de la villa para crear una sociedad de juegos permitidos por la ley, siendo pues uno de los promotores de la fundación del hoy llamado Casino de Priego.

         Años más tarde nos encontramos con José María y Manuel López Caracuel quienes en 1864 regresan a Priego con toda su familia, después de muchos años de ausencia, los cuales habían vivido en la emigración siete años por lealtad a la causa carlista. Su arribo a Priego fue muy bien recibido, incluso por los liberales, sus antiguos enemigos políticos. En una de sus fincas dan una fiesta por todo lo alto para celebrar el regreso.

         Pero a pesar de la experiencia, no cejaron en sus ideales políticos, porque José María con el cargo de general carlista, fue llamado en 1868 por Carlos de Borbón y de Este para preparar la lucha por el trono, cuando se produjera el destronamiento de Isabel II. Igualmente en abril de 1872 se produjo un nuevo levantamiento carlista en el norte, principio de la segunda guerra civil que había de durar cuatro años. Manuel López Caracuel, brigadier del ejército de don Carlos, de quien recibiera órdenes para realizar el levantamiento insurreccional en Andalucía, intentó efectuarlo en Priego, pero a instancias de amigos para evitar el derramamiento de sangra y porque la fuerza miliciana estaba dispuesta a repelerlo, marchó a Sierra Morena y allí cayó preso. Estando en la cárcel de Córdoba se fugó al norte de la península donde estuvo durante toda la campaña[7].

         Otro miembro destacado de los Caracuel fue        

ANTONIO JOSÉ CARACUEL DE LA CÁMARA  

                  H

ijo del matrimonio formado por el notable Antonio José Caracuel Ruiz Serrano y Josefa de la Cámara Fernández, llegó a ser Presidente de la Audiencia de Córdoba.

         Es un miembro destacado de la sociedad prieguense dando fiestas elegantes en su mansión. Será unos de los primitivos fundadores del Casino en el año 1848 y socio activo hasta su muerte. En la Sociedad Casino, después de algunos años de funcionamiento se produce la primera escisión entre los socios del Casino Primitivo, que se extiende desde el año 1859 hasta la unión con el separado Círculo de la Amistad en 1861. La tesis de su separación política la probaba el hecho de que al Círculo se marchan todos los socios de tendencia más conservadora partidarios del llamado antiguo régimen, mientras que los progresistas y liberales permanecen en el grupo primitivo como Luis Entrambasaguas, Antonio de la Barrera, Antonio Caracuel y Cámara, Luis Alcalá-Zamora, y Gregorio Alcalá-Zamora Caracuel, éstos dos últimos se distinguirían por su apoyo al movimiento revolucionario de 1868. Una vez solos, una de sus primeras iniciativas fue poner a la sociedad el título bastante expresivo de Casino Liberal. Nombre que desaparece cuando se unen en 1861.

         Para evitar los diversos altercados producidos por algunos socios violentes que se habían producido en el Casino, la Junta Directiva ve la necesidad de hacer una reforma de los estatutos. Para ello, en diciembre de 1878 nombra una comisión encargada de elaborarla. En esa comisión estaban Antonio Calvo y Serrano, Antonio José Caracuel y Cámara, Enrique Castillo Aguilar y Manuel Alcalá-Zamora Caracuel, entre otros[8]. Cuando es nombrado presidente en 1979, (el mandato duraba un año), unas de sus primeros objetivos fue la aprobación de la reforma que finalmente consigue, editándose este año los estatutos reformados en la imprenta de Miguel Carrillo de Priego.

         Aficionado a la poesía y al teatro, en 1874, lee versos todas las noches junto a Carlos Valverde López en el Casino ?que la sociedad galantemente aplaudía?. Éste diría de él que poseía una fina ironía, tenía un genio impetuoso y que era una persona simpática en extremo. Para recaudar fondos para construir unas hermosas andas de plata para la Cofradía de la Columna en 1876 se formó una compañía lírico-dramática siendo dirigida por Antonio J. Caracuel[9]. Sigue participando en veladas. Así en 1890, el primero de enero se celebraron en el Círculo de Priego unas veladas literarias y en ellas actuaron Antonio Caracuel, Carlos Valverde, Juan Callava, Enrique Castillo, Miguel Marín y Rafael Entrena. Participa en la velada literaria celebrada en el Casino de Priego el 25 de diciembre de 1891. En ella actúan el profesor de piano Laureano Cano Rodríguez, Miguel Marín y Martín con un tema sobre la difteria, el médico Rafael Entrena con un recuerdo sobre la invasión napoleónica y Antonio J. Caracuel sobre un asunto de sobre la poesía, del que el corresponsal nos dice ?poco podemos decir acerca de la erudición y elocuencia de señor Caracuel, que ha desempeñado altos puestos en la carrera jurídica, donde infinitas veces ha tenido ocasión de probar su suficiente y que ha tomado parte en las discusiones de algunos ateneos.[10]?

         Siendo de nuevo presidente en 1892, ayuda a los pobres de la localidad. En la última década de esta centuria seguirán produciéndose los casos apremiantes necesidad que se ven paliados por los fondos colectivos de la sociedad Casino, si bien en esta ocasión en vez de repartir pan, las mil pesetas acordadas para repartir entre los jornaleros del campo se hacen en efectivo ?por haberse negado a perdonar el derecho de consumo impuesto sobre él los arrendatarios don Luis Jurado y compañía?. El reparto se lleva a cabo en el castillo de los duques de Medinaceli dando treinta céntimos a los hombres, veinte a las mujeres y diez a los niños.        

         Fallece en Córdoba en 1900, celebrándose sus funerales en la iglesia de San Miguel de Córdoba. El duelo numeroso y distinguido, lo presidió el párroco, secretario de Cámara y Gobierno de Obispado de la Diócesis, acompañado de su yerno, Federico G Villa, del inspector de Hacienda y otras personalidades. Al cadáver, conducido en una lujosa carroza, se le dio sepultura en el cementerio de Nuestra Señora de la Salud[11].

         Un sobrino de Antonio J. Caracuel es el militar. 

ELOY CARACUEL AGUILERA  

   S

iendo teniente, y estando destinado en África, en el año 1893, el 28 de octubre demuestra su valor heroico en Melilla, salvando la vida a un teniente de artillería herido, mereciendo mención especial en el parte oficial[12]. Además en esta misma acción, cuenta Carlos Valverde López    que el general Margallo queriendo castigar a los rifeños salió al campo pero cayó muerto. Percatados los moros que el general había muerto quisieron apoderarse del cadáver, pero tres valientes oficiales Eloy Caracuel Aguilera, Miguel Primo de Rivera y Arturo González Pascual viendo el intento no quisieron que el cuerpo de su jefe fuera profanado por la morisma, se arrojaron sobre ésta seguidos de algunos soldados y lograron recatar el cadáver.

         En Priego causó general satisfacción, y en el Casino muestran su satisfacción, le compran una espada por 500 pesetas, un retrato suyo se coloca e la sala de lectura y hacen 150 pesetas de donativo para los soldados que les habían ayudado[13].

         Con el cargo de capitán nos lo encontramos en Cuba en el año 1997, ayudante del Batallón de Granada. Allí recibe la triste noticia de la muerte de su hermano Rafael, un joven de 23, fallecido tras una larga enfermedad[14].

         En 1915, desde Lucena donde ejerce su profesión, envía una carta al director de Patria Chica, un semanario prieguense que acababa de iniciar su publicación. Se congratula que en su pueblo se empiece a editar un periódico que simboliza progreso, civilización y un medio de defensa, siendo eco y recuerdo constante para los que viven lejos del pueblo como él[15]. Este mismo semanario en sus crónicas de sociedad da noticia de una visita realizada por Eloy Caracuel, ya Teniente Coronel a Priego, acompañado de los abogados lucentinos Miguel y Antonio  Víbora[16] que habían venido para asistir a la primera comunión de los hijos mayores de Niceto Alcalá-Zamora y a la fiesta que se dio en la finca La Ginesa[17].

         Con ocasión de su ascenso al generalato leemos en la prensa cordobesa: ?BANQUETE A UN GENERAL.- A la una de la tarde de hoy se ha celebrado en el Casino Principal de ésta un espléndido banquete, en honor del general Eloy Caracuel Aguilera, al que hemos asistido hasta un centenar de íntimos amigos del festejado.

                    Entre los concurrentes se encontraba también el ex ministro señor Alcalá-Zamora, pariente y amigo entrañable del homenajeado, quien, al terminar la comida y después de los brindis de rigor y de escuchar una sentida y brillante poesía de don Carlos Valverde, usó la palabra para recordarnos los méritos indiscutibles del bravo caudillo: el señor Alcalá-Zamora estuvo tan feliz en su breve discurso, que los delirantes aplausos de la concurrencia le impedían terminar los brillantes párrafos de su arrebatadora oración.       

                    La concurrencia ha salido del Casino a las cuatro de la tarde, con la grata impresión de haber cumplido un deber de amistad sincera y de haber escuchado uno de los más brillantes y entusiastas discursos, de ese coloso de la palabra, que pinta, esculpe, talla, cincela y describe con las modulaciones de su verbo incomparable.

                    Un aplauso más al orador insigne y una recordación de afecto y simpatía al promotor, al alma de esta fiesta señor Ruiz Santaella, que, después de sentarnos a cada cual en su sitio, como amable profesor de párvulos, perdióse para siempre de entre nosotros, resurgiendo después, de terminado todo. ¡Rarezas! ¡Cosas de Frasquito!. Corresponsal. 6-9-1920[18].

                    Por este mismo motivo en este año de 1920, Eloy Caracuel Aguilera es nombrado Socio de Mérito del Casino.  

 

LOS ALCALÁ-ZAMORA CARACUEL

 

  J

osé Alcalá-Zamora Ruiz de Tienda, casado con Rita García de Vallejo, tuvo un solo hijo, Gregorio Alcalá-Zamora García que contrajo matrimonio con María de Santa Engracia Caracuel y Serrano-Espínola. De este matrimonio nacieron once hijos: Teresa, Visitación, Carmen, Rita, María de los Ángeles, Gregorio, José, Juan, Luis, Manuel y Eduardo Alcalá-Zamora y Caracuel. Muchos miembros de esta numerosa familia, como hemos visto, y veremos a continuación fueron protagonistas de muchas noticias en la prensa provincial. 

         En 1840, Gregorio Alcalá-Zamora García es alcalde de Priego. Durante su mandato, una Real Orden cede el ex convento de San Pedro para cárceles municipales al Municipio de Priego[19].

         Del ideario político de la mayoría de los miembros de la familia nos informa Niceto Alcalá-Zamora Torres: ?Como Lucena, Priego fue una excepción al ambiente anticarlista de Andalucía. Mi familia, y algunas a ella ligadas o por ella convencidas, formaron el núcleo luchador y combatido del liberalismo?.

         Quizás el miembro más destacado de este grupo fuera

 

GREGORIO ALCALÁ-ZAMORA CARACUEL        

        

   Q

uien nace en Priego el 24 de diciembre de 1825. Ingresa de cadete, con calidad de noble, según datos del Archivo Militar de Segovia, obtenido más tarde el título de licenciado e Derecho, como su hermano José Eustaquio. La primera noticia de su actividad política data del año 1856 cuando por disposición de la Autoridad Superior Militar lo cesa en su cargo de Diputado y coloca en su lugar a Antonio Caracuel, precisamente un familiar suyo. Ayuda de una forma extraordinaria en la epidemia de cólera producida de 1854 a 1855, razón por la cual, años más tarde, en 1871,  se le abre expediente para agradecerle su  valiosa ayuda y solicitar una condecoración.

         Por el año 1862 es regidor síndico del Ayuntamiento de Priego y de nuevo Diputado Provincial. El alcalde Rogelio Serrano Penche le comisiona para la búsqueda en el archivo de los títulos de las alcabalas.

         Junto a sus hermanos Luis y Juan interviene activamente en la revolución del 22 de septiembre de 1868 que destronó a Isabel II. Organiza y manda la Junta Local Revolucionaria constituida en Priego que consigue la dimisión de Francisco Valverde, alcalde conservador, y hacerse con el poder municipal. Enseguida, durante estos años es nombrado Gobernador Civil de varias provincias, Granada, Cádiz y Valladolid.

         Es nombrado Ministro Togado el 18 de julio de 1872, reinando Amadeo de Saboya, cargo que desempeñó hasta el 26 de mayo de 1873, fecha que le fue admitida la dimisión,  debida a suprimirse el derecho de pasar a la situación de reemplazo los pertenecientes a este cuerpo. El Partido Radical de la provincia de Córdoba, en agosto de1872 lo proclama candidato por Priego para la elección de diputados.

         En 1873, el Presidente del Poder Ejecutivo de la República lo declara en situación de reemplazo en Madrid con el sueldo anual de 6.200 pesetas, la mitad del sueldo que disfrutó cuando estaba en activo. En este mismo año, tras la abdicación de Amadeo de Saboya, firma con Echegaray, Martos y otros políticos un manifiesto de adhesión a la República.

         En su afán de ayudar en los asuntos de su pueblo, en el otoño de 1879, hace gestiones con el Director General de Telégrafos, habiendo llegado al acuerdo de que si el Ayuntamiento pagaba los postes y daba local para el servicio, era casi seguro que en el próximo presupuesto, el gobierno costearía la línea de Cabra a Priego. Ante esto se solicita el servicio al Ministerio de la Gobernación[20]. Gestiones que finalmente por los continuados cambios de tendencias políticas no fructificaron hasta años más tarde.

         En el mismo año que Priego recibe el título de ?Ciudad?, 1881, es elegido Senador por la provincia de Córdoba, junto a Pedro Sánchez Mora y el duque de Hornachuelos, por 117 votos, de entre 131 compromisarios y diputados provinciales.

         Es nombrado senador vitalicio por el gobierno de izquierda de 1833, por Real Decreto de 14 de diciembre como comprendido en el párrafo 8º art. 22 de la Constitución, que disponían que podían serlos aquellos consejeros del Supremo de Guerra y Armada, después de dos años de ejercicio. Desde su cargo de Senador hace una interpelación en el Senado en el mes de abril, sobre abusos producidos en Priego. Según la prensa: ?dijo el ministro de Gobernación que pondrá correctivos si los abusos fueran ciertos; y el de Gracia y Justicia que creía que el juez procedió con era debido, puesto que no se prueba lo contrario?.

         Casó en primeras nupcias con Rosa Sáez Boyer con la que tuvo dos hijas, Enriqueta que casó con Francisco Cañamaque y Jiménez, y Ángeles, que contrajo matrimonio con Juan Serrano Penche. Quedó viudo cuando vivía en Madrid el año 1877. Más tarde contrajo nuevas nupcias con María Pimentel Madrid.

         En una reunión celebrada en casa del señor duque de la Torre, en 1884, se acordó la candidatura para las elecciones de diputados a Corte. Por la circunscripción de la capital, estaba el excelentísimo marqués de los Castellanes. Chinchilla, por Montilla; Ulloa, por Cabra; y Alcalá-Zamora por Priego. De la misma forma el comité Demócrata Monárquico de Iznájar lo nombra presidente honorario junto a Moret.

         En 1890, los hermanos de la Columna hicieron rogativas por el rey enfermo, niño de cuatro años, Dios le concedió la salud, y apoyados en estas circunstancias solicitaron a la Casa Real que nombrase un representante para sus fiestas. La exposición fue presentada a la Reina María Cristina por nuestro paisano y senador don Gregorio Alcalá-Zamora. Asistió el duque de Hornachuelos en representación real y una compañía de ejército con bandera y música.

         Persona de cultura y adinerada, aparte de su actividad política, ejerce cargos de responsabilidad en el recién creado Casino Primitivo, entonces una sociedad de élite de la sociedad burguesa prieguense. En 1854 ejerce como presidente del Casino. Durante su mandato celebran unas fiestas en la Carrera de Álvarez donde estaba la sede para conmemorar triunfos militares, colocando colgaduras y faroles y la instalación de dos cucañas con sendas bolsas de 150 reales cada una para el valiente que pudiera llegar a su cúspide, después de numerosos resbalones. Y en 1861, con 41 votos a favor y uno en contra, la Sociedad Casino, cambia su nombre por Casino Liberal. La proposición fue presentada por Gregorio Alcalá-Zamora y Caracuel, Luis Entrambasaguas y Luis Alcalá-Zamora Franco. También interviene en la reforma de la estatutaria de este año.

         Las noticias que recoge la prensa cordobesa sobre Gregorio Alcalá-Zamora ponen de manifiesto esta intensa actividad política resumida anteriormente, destacando los partes oficiales que manda a Madrid desde su puesto de gobernador de Cádiz, meses después de la revolución de 1868. Meses antes deberían irle muy bien los asuntos económicos porque procedente de la desamortización de Madoz que dejó sin bienes al hospital de San Juan de Dios y de propios al Ayuntamiento, se le adjudican, entre otras, en subasta pública, tres fincas en la Fuente de Carcabuey procedentes del hospital civil Juan de Herrera por un valor total de 41.170 reales, y otras dos suertes de tierra en el sitio Dehesa Nueva de Leones, del caudal de Propios por un total de 2.580 reales. Cantidades que representaban una verdadera fortuna para su época.

         Estaba en posesión de la cruces de Beneficencia e Isabel la Católica.

         Falleció en Madrid, donde tenía su residencia el 28 de febrero de 1894[21].

JOSÉ EUSTAQUIO ALCALÁ-ZAMORA CARACUEL 

                  C

 omo su hermano Gregorio, José Eustaquio interviene en la política, aunque con menos intensidad. Como él, se hizo licenciado en Derecho.

         Los pocos datos que tenemos de su vida nos los facilita Luis Alcalá-Zamora y Ruiz Peralta.

         José Eustaquio nace el 27 de marzo de 1827. Contrae matrimonio con Manuela Aguilera Infante el 29 de agosto de 1864 en su casa de la calle Alta. Tuvo cinco hijos, José, Pablo, Luis y Francisco de los que hemos conseguido algunas noticias en este trabajo. Falleció en la calle Prim a consecuencia de una hemorragia cerebral el día 25 de octubre de 1900.

         Las otras noticias la hemos encontrado en el libro del Casino ya citado en varias ocasiones y en las mismas noticias de la prensa cordobesa.

         El Casino de Priego había comprado un piano en 1872 a propuesta de un grupo de socios entre los que encontraban varios miembros de los Alcalá-Zamora Franco y Caracuel. Años más tarde, animados por esta novedad cultural, a mediados de 1876 siendo presidente José Eustaquio Alcalá-Zamora y Caracuel, un grupo de socios solicita junta general para tratar en ella de la creación de una sociedad filarmónica. Loable idea que se encomienda a Antonio J. Caracuel y Cámara, Eduardo Aguayo Rubio, Santiago Serrano Ruiz y Ramón Linares Martos, los cuales deberían hacer un proyecto de reglamento para su posterior aprobación.

         En las elecciones para la renovación de la Junta Directiva, en 1881 obtienen votos aunque en pequeña cuantía, José Eugenio Alcalá-Zamora Caracuel, Manuel Alcalá-Zamora Caracuel, Eduardo Alcalá-Zamora Caracuel y Luis Alcalá-Zamora Franco, saliendo elegido como segundo vicepresidente Pedro Alcalá-Zamora Franco, lo que demuestra la fuerte incidencia de la familia Alcalá-Zamora en el Casino. Los celos y la política llevarán a un grupo de socios a crear un nuevo casino independiente del Primitivo. En este casino, en años sucesivos siguen dándose de alta socios con el apellido Alcalá-Zamora. Tenemos catalogados a José Alcalá-Zamora Aguilera, Luis Alcalá-Zamora Aguilera, Argimiro Serrano Alcalá-Zamora, E. Serrano Alcalá-Zamora.

         Con el Casino separado consigue de nuevo ser presidente en 1884. Durante su presidencia el pianista Laureano Cano Rodríguez, inicia una serie de conciertos diarios en la sede, declarándose por esta razón Socio de Mérito exento de cuota.

         De su actividad política la prensa cordobesa nos informa sobre las elecciones a diputados provinciales celebradas en 1871, consiguiendo el acta de diputado y más tarde la presidencia de la Diputación. Un pequeño ataque provincial lo aparta de sus funciones, pero no lo deja inválido porque en 1874 sigue ejerciendo como diputado y presidente, contribuyendo con 300 reales para la campaña iniciada para dar término a la llamada guerra civil. Es nombrado compromisario por Priego para la elección de senadores junto a Antonio Madrid Castillo y Juan José Muriel Gutiérrez.

         A finales de octubre nos dice la prensa: ?Hoy, a la edad de setenta y tres años, ha fallecido el señor don José E. Alcalá-Zamora, abogado que disfrutó buen nombre y presidente que fue de la Excelentísima Diputación de Córdoba?. 

LUIS ALCALÁ-ZAMORA CARACUEL

 

           J

 unto a su hermano Gregorio, Luis Alcalá-Zamora Caracuel tiene una biografía apasionante, a pesar de los pocos años que vivió.

         Niceto Alcalá-Zamora Torres en sus Memorias hace un sucinto, condensado, pero sabroso comentario sobre los rasgos fundamentales de su personalidad: ?Fue mi tío el cura demócrata, apasionado y conspirador, que como ayudante con sotana de Prim le ayudase a sublevar guarniciones  le enviase verdaderos partes militares. Estuvo emigrado en Francia y perseguido en España para condenarlo a muerte. Votó con hábitos la libertad de cultos; el suyo fue el primer sufragio para la elección de Amadeo; obispo joven y revolucionario murió prematura y misteriosamente en Cebú sin haber podido realizar su ideal o sueño de reintegrarse a la jerarquía peninsular para el gran intento de una reconciliación entre la libertad y la Iglesia?.

         Luis, el noveno de los hermanos, nace el 3 de agosto del año 1833. Siguiendo el camino de sus hermanos José, Juan y Manuel estudia el bachiller en el instituto Aguilar y Eslava de Cabra, para a su término marchar a Madrid para estudiar Derecho, licenciatura que no llegó a terminar. Lleno de un ardor combativo ingresa como alférez en la Milicia Nacional y participa en la revolución del año 1854, como preámbulo de la de 1868 en la que sería un actor de primera línea. Una crisis espiritual le hace comenzar la carrera eclesial en 1857 recibiendo ese mismo año las órdenes de subdiácono y al siguiente las de presbítero.

         Su condición sacerdotal no fue óbice para dedicarse ampliamente a la lucha política poniéndose al lado del general Prim y cooperando con él en los intentos de golpe de estado de enero y junio del año 1866 tratando de sublevar la guarnición de Valencia y la brigada de Alcalá de Henares. A pesar del fracaso sigue trabajando en la intentona del año siguiente en Valencia pretendiendo sublevar el Regimiento fijo de Ceuta, así como diferentes embajadas a países extranjeros para buscar apoyo. Fracasado tuvo que emigrar a Francia y después a Londres. Vuelve en 1868 y se une a Prim en Cádiz, participando con él en la blindada de Zaragoza, en calidad de capellán del cuartel general y no se separó del general hasta su entrada triunfante en Madrid.

         Al año siguiente, 1869, es elegido diputado a las Cortes Constituyentes, y en ellas fue cuando votó, la libertad de cultos, una revolución en su época, vestido de sacerdote.

         Después del asesinato de su buen amigo Prim, se presenta a las elecciones para el congreso. Carlos Valverde López, en sus ya citadas Memorias íntimas y populares nos cuenta en 1872: ?Obedeciendo órdenes de su respectivos jefes, en nuestro pueblo se unieron zorrollistas, republicanos y carlistas para elegir diputado a Luis Alcalá-Zamora, presbítero, en contra de Joaquín María Trillo, candidato ministerial, al que únicamente apadrinaba José Madrid Calderón.  Luis ganó las elecciones por abrumadora mayoría pero escamotearon los resultados y proclamaron a su contrincante?. Los chanchullos generalizados de este escrutinio provocaron la caída del gobierno. El nuevo, por un Real Decreto, lo nombra para desempeñar el obispado de Cebú, en las Islas Filipinas. La Santa Sede se opuso a que ocupara este puesto en la península, incluso no refrendó el nombramiento filipino, por lo que siempre ostentó el título de ?Obispo electo?. Su ministerio y sus ideas liberales y reformistas chocaron con el clero secular, rico y propietario de grandes latifundios y prebendas. Murió mientras hacía una visita en mayo de 1873, a los 39 años de edad, cuando llevaba un año largo en el cargo. Su óbito producido en extrañas circunstancias se cree que se produjo por envenenamiento.

          Estaba en posesión de varias condecoraciones y honores. Era Caballero Gran Cruz de la Real Orden Americana de Isabel la Católica y de la del Santo Sepulcro de Jerusalén y de la Corona de Italia[22].

         La noticias sobre Luis Alcalá-Zamora Caracuel aparecidas en la prensa cordobesa, nos informan sobre el desarrollo de las elecciones para diputados del año 1869, de algunos de su viajes a Madrid o a Priego, del bautizo que administra al niño de la princesa de la Cisterna, del indulto que consigue para su pariente carlista Manuel López Caracuel y para todos los miembros de su cuadrilla y la noticia de su fallecimiento, según un telegrama del Ministerio de Ultramar con sede en Manila. 

MANUEL ALCALÁ-ZAMORA CARACUEL 

  L

as mejores notas biográficas que hemos encontrado sobre Manuel Alcalá-Zamora Caracuel se las debemos a su hijo Niceto. En las Memorias  leemos: ?Mi padre había hecho la preparación para la carrera militar en unión de Weyler, cuya amistad me transmitió. Frustrada su vocación por una excesiva miopía. Dominó el derecho administrativo, siendo una verdadera autoridad, siendo secretario de Ayuntamiento. Era un buen orador. Practicante fervoroso de la religión católica y defensor de la libertad en política. Fue protector desinteresado de todos los cortijeros. Impresión todavía más honda que el ideario de mi padre hubo de producirme su esfuerzo conciliador de pacificación local. Su candidatura de diputado fue vencida con malas artes por una coalición concertada entre sus enemigos de las derechas y la soberbia insuperable de Vega Armijo, jefe liberal de la provincia de Córdoba.

         La gran enciclopedia Espasa nos dice: ?Hombre político y escritor español, autor de un folleto titulado Vindicación de Municipios (1881)?, siendo el único Alcalá-Zamora que aparece en las primeras ediciones de esta prestigiosa obra.

         Al resaltar las cualidades morales y de entrega a los demás un hijo suyo, pensamos inmediatamente que brota el amor filial, no obstante esas mismas opiniones las tienen miembros lejanos a su familia. En sus Memorias íntimas nos cuenta Carlos Valverde el año 1907: ?En la tarde del 23 de septiembre falleció repentinamente en su finca del Cañuelo mi amigo don Manuel Alcalá-Zamora, a quien debí muchas distinciones y cuya muerte me impresionó dolorosamente. Era el finado persona muy docta, sobre todo en administración. Fue secretario de este Ilustre Ayuntamiento por largo espacio de tiempo y profesor gratuito de la juventud, casi toda su vida.?

         En el Casino nos lo encontramos en el año 1878 formando parte de una comisión encargada de redactar unos nuevos estatutos con el fin de evitar las continuas peleas y pendencias que se producían en la sede y permanecerá en el Casino Primitivo cuando se produce la separación de 1881.

            Cuando ya muere en 1907, si hijo Manuel ejercía con éxito la abogacía, si bien padecía una enfermedad infecciosa, habiendo tenido por otra parte el gozo, de ver a su otro hijo, Niceto, aprobar las oposiciones al Consejo de Estado, acariciar a los hijos de éste y verlo de diputado por el distrito de La Carolina.   

         En la prensa cordobesa nos lo encontramos en los resultados de las elecciones celebradas en 1884, como hermano mayor en las fiestas columnarias del año 1905 (fue hermano mayor de 1904 a 1907) y en un bello panegírico que escribe Escandón, el corresponsal de El Defensor de Córdoba unos días después de su muerte. 

EDUARDO ALCALÁ-ZAMORA CARACUEL 

  E

l último hermano que aparece en la prensa no se le conoce actividad política alguna, por lo que sus apariciones en la prensa son escasas. Dentro del Sexenio Revolucionario, en 1871, es nombrado oficial de la Secretaría de la Diputación Provincial, reemplazando al difunto Serafín López.

         En 1872 dimite de este cargo de oficial de Secretaría para ser oficial de la Administración principal de Correos, de la que cesa en 1873

         De nuevo es secretario de la Diputación Provincial en 1874, cuando su hermano José Eustaquio ejerce la presidencia. Por este tiempo contribuye con 50 reales a la campaña para dar término a la guerra carlista.

         En las noticias de la prensa cordobesa aparece varias veces con motivo de su toma de posesión y cese en estos puestos administrativos.

 

OTROS ALCALÁ-ZAMORA[23]

  

  S

i esta primera generación de las dos ramas de los Alcalá-Zamora, los Francos y los Caracuel, dio personajes importantes a nivel local y nacional, no se quedaron a la zaga sus descendientes, sobresaliendo entre todos Niceto Alcalá-Zamora y Torres,  el protagonista principal de este trabajo.

         En este capítulo nos acercamos a la segunda y tercera generación de estas dos ramas que llevan el apellido Alcalá-Zamora en primer o segundo lugar. Nos encontramos abogados ejerciendo su profesión en diferentes juicios, haciendo discursos patrióticos en manifestaciones contra el imperio alemán, ingenieros construyendo fábricas de producción eléctrica, participando en la vida política municipal, militares que luchan en África, ejerciendo cargos en el  casino, recibiendo distinciones, y otros miembros y mujeres en diversas notas de sociedad, como bautizos, bodas, fiestas, viajes o decesos.     

 MANUEL ALCALÁ-ZAMORA TORRES  

  M

anuel Alcalá-Zamora Caracuel casó con Francisca Torres. El matrimonio tuvo tres hijos: Manuel, Pilar y Niceto.

         Manuel Alcalá-Zamora Torres, después de concluido el bachiller hizo

la licenciatura de Derecho con excelentes notas, donde abundaban los sobresalientes.

         Cuenta su hermano Niceto en sus Memorias: ?Cuando mi carrera parecía decidida trastornólo todo la súbita y grave enfermedad de mi hermano mayor, quien a diferencia de mí había seguido fuera de la casa y del pueblo aun las primeras letras; y que en la holgura de la vida, que ello le permitiera, había comprometido entre desordenada existencia su salud. Fue preciso atender a éste con ansiedad y considerable sacrificio pecuniario. No quedaban recursos después para mis estudios científicos. Mi padre, además, no quería poner en peligro la salud del otro hijo que le quedaba.? La enfermedad en cuestión se trataba de una grave infección de transmisión sexual, por estos años de difícil curación.

         Enfermedad que no le impidió ejercer la abogacía durante diez años con algunos éxitos resonantes, en la provincia de Córdoba y en la de Jaén.

         En la prensa, nos lo encontramos interviniendo en un caso de crimen sucedido en Baena, y en varios juicios con jurados por robo, abusos deshonestos y homicidio. Además pronunciando un encendido discurso patriótico en la manifestación que se hizo en Priego en 1898 para protestar por la intervención de Estados Unidos en la guerra de Cuba[24]. 

MARTÍN ALCALÁ-ZAMORA CASTILLO Y TORREBLANCA 

  M

artín Alcalá-Zamora, y once hermanas más, es hijo de Juan Alcalá-Zamora Caracuel y de Francisca Castillo y Castillo-Torreblanca. Es un caso particular dentro de la familia, puesto que su fama no viene de su participación en la política, que sí la tuvo o de algún cargo administrativo, sino por sus iniciativas industriales. Es una personalidad muy activa, emprendedora de importantes iniciativas industriales que a la postre arruinaron a su familia.

         En la primera quincena de junio de 1897 inaugura una fábrica de extracción de aceite de orujo, anunciando el proyecto de ampliarla para producción eléctrica.[25]

         Ya unos años antes José Luis Castilla Ruiz y su cuñado Carlos Valverde López habían fracasado en un primer intento de instalarla una fábrica de producción eléctrica en su fábrica de aceite de la calle Ribera de Molino.

         De nuevo los intentos proceden de empresarios prieguenses. Sucede esto el día 27 de diciembre de 1897. Se trata esta vez de doña Francisca Castillo y Castillo Torre-Blanca -madre de don Martín Alcalá-Zamora- quien se dirige al Ayuntamiento solicitando permiso para establecer el alumbrado eléctrico con cables aéreos, instalando postes en las aceras de las calles[26]. El permiso se le concede y en la primavera de 1898 se inauguró el tendido eléctrico y el servicio. Nos lo cuenta don Carlos Valverde López en sus Memorias: "Hizo la instala­ción D. Martín Alcalá-Zamora, tomando el fluido de su fábrica, que era a la vez de sulfuro y de extracción de aceite de orujo. En el octavario del Corpus, cuyas veladas se celebraban entonces en el llano de la Iglesia, lucieron varios arcos voltaicos que por su potencia y novedad llamaron la atención de todos. También había instalaciones particulares en determinadas casas y comercios. Este servicio se prestó sin interrupción durante todo el verano y los días de feria, pasada la cual se interrumpió y salvo alguna vez, y sólo en una o dos casas, no volvió a funcionar".

         La fábrica, donde instaló la segunda central eléctrica del pueblo, estaba situada en la antigua fábrica de Linares, entre las calles Cava y Ramón y Cajal. Él, para esta fábrica de sulfuro, levantó una enorme chimenea de ladrillo rojo.

         Don Martín Alcalá-Zamora fue ingeniero de Puertos, Caminos y Canales y por tanto no era un advenedizo en el mundo de la industria. A pesar del intento fracasado de Priego, en febrero de 1899 hace una fuerte inversión e instala otra fábrica en Lucena (Córdoba). En la prensa cordobesa se recoge el evento en varios periódicos y Pedro Alcalá-Zamora Estremera escribe una hermosa carta sobre las circunstancia de la instalación y posterior inauguración. Entre sus muchos y extraordinarios párrafos escribe sobre el acto de apertura: ?(?) el voltear de las campanas, el alegre estallar de los cohetes, el rumor de la muchedumbre que se apiñaba a las puertas de la fábrica, el silencio que reinaba en el gran salón de máquinas, sólo interrumpido por las preces de los sacerdotes; los acordes de la Marcha Real, cuando terminaba la bendición, la luz se hizo; los vítores y aplausos resonaron entonces (?)?. Destacando finalmente la unión y gran labor social que estaba llevando a cabo con sus empleados. Uno de ellos, a la hora de los brindis, le compuso esta redondilla:

                             Mas tendría pronto fin

combate tan tremebundo

sin en cada taller del mundo

tuvieran un don Martín[27].

          En el verano de 1901, a nombre de su madre doña Francisca Castillo, hace un memorial al Ayuntamiento en el que propone servir alumbrado público con fluido eléctrico, y esto a pesar de su serio, pero fracasado intento del año 1898. Se le responde que por la mala situación económica, no es posible, por ahora, hacer la mejora propuesta. Finalmente la instalación la llevaría a cabo de una manera definitiva la Sociedad Electra Industrial Española, concesionaria de un aprovechamiento hidráulico en el río Genil, llamado El Remolino, en el término de Iznájar.

         Como cualquier Alcalá-Zamora que se precie, también intervino activamente en el Casino de Priego donde fue presidente en abril de 1898. Con esta entidad firma un contrato para el suministro de la luz en abril de 1898 y se suscriben, además a un periódico que dirige Martín, llamado La Democracia. Ejerce de alcalde en los años 1895 y 1896.

 

ARGIMIRO SERRANO ALCALÁ-ZAMORA

 

  A

rgimiro Serrano Alcalá-Zamora era hijo del matrimonio formado por Juan Serrano Penche y Ángeles Alcalá-Zamora Sáez, y por lo tanto nieto de Gregorio Alcalá-Zamora Caracuel.

         Siguiendo la estela de la familia, nos lo encontramos en 1899 que sale elegido como concejal.

         En 1904 era Teniente de Alcalde. A principios de este año, siendo también presidente del Círculo de Obreros es elegido presidente del Casino de Priego, del que era socio hacía más de una década, habiendo presentado varias iniciativas y propuestas. Así fue uno de los negociadores para unir al Casino de Priego  y el Círculo de la Amistad y firmante de una solicitud de reunión para ayudar a los soldados que regresaban de la guerra de Cuba.

         Al iniciar su mandato presidencial, hace varias reformas en la recién comprada casa, ayuda en diversas ocasiones a los empleados y forma una comisión para comprarle trajes. Estando en el Casino, un día de febrero se sintió mal, con alta fiebre, y a los quince días falleció cuando se celebraban las fiestas de Carnaval. Aquello sumió de pena al pueblo entero, puesto que era una persona muy estimada. Cesaron las músicas y desaparecieron todas las máscaras de las calles. Los dos casinos cerraron sus puertas y enlutaron sus balcones con lazos y colgaduras negras. Al sepelio asistió la el Ayuntamiento en masa presidido por su alcalde Trinidad Linares Martos,  y representaciones de los dos casinos junto a la familia llevaban las cintas del féretro. Durante el entierro de apagaron los dos focos de luz de la puerta y de las habitaciones exteriores del Casino, se cerró el local más temprano de lo habitual y de dejó de tocar el piano por tres días consecutivos. Le compran una lápida cuya gestión realiza José Lozano Sidro en el marmolista cordobés Mariano Blanca.  Se lee en la lápida del cementerio: El Casino de Priego a su presidente D. Argimiro Serrano Alcalá-Zamora. Falleció el 16 de febrero de 1904.

 

LUIS ALCALÁ-ZAMORA Y OTROS DE SU APELLIDO

 

  A

 la hora de la clasificación de las noticias, con el nombre Luis Alcalá-Zamora se nos presenta un problema que nos lleva indudablemente a cometer errores cuando queremos hacer comentarios. Cuando el corresponsal o el consejo de redacción dan la noticia y escriben el nombre completo con todos los apellidos, no hay problema, la confusión surge cuando escribe Luis Alcalá-Zamora porque a qué Luis se refiere: a Luis Alcalá-Zamora Franco, Luis Alcalá-Zamora Aguilera, Luis Alcalá-Zamora y de Bouvier o Luis Alcalá-Zamora Gómez. Así que es muy probable que una noticia que hemos asignado a un Luis pertenezca a otro.

         El primer Luis clasificado forma parte de un jurado, acude a la boda de Cristina Alcalá-Zamora y Zulueta, y da parte del asesinato de un cabrero y la desaparición de 140 cabezas de ganado cabrío de su propiedad en la dehesa Puerto del Cerezo.

         De Luis Alcalá-Zamora Aguilera conocemos la noticia de su matrimonio en 1899 con Encarnación Matilla Luque y su empleo como Depositario del Ayuntamiento de Priego hasta la llegada de la dictadura de Primo de Rivera. El Ayuntamiento primorriverista presidido por José Tomás Valverde Castilla lo denunciará de desfalco y se entablará un largo pleito que llega hasta el Tribunal Supremo. Tanto este Luis como el de apellido Gómez mantendrán el sentido del honor familiar y en 1937, en plena guerra civil, tuvieron el valor de votar en el Casino (llamado entonces ?Alcalá-Zamora?) por la permanencia del nombre de su familiar, aunque lejano. De este segundo Alcalá-Zamora Gómez recogemos una boda de su hermano Niceto, celebrada en Carcabuey, a la que acude, como es lógico numerosa familia del mismo apellido.

         Y por último citamos a Luis Alcalá-Zamora y de Bouvier, hijo de Julio Alcalá-Zamora Zulueta, quien en 1914 escribe un artículo de opinión preguntándose cómo es posible que sean precisamente los pueblos más civilizados del mundo los que están cometiendo las mayores barbaridades.

         Familia directa de los citados podemos citar a Francisco Alcalá-Zamora Aguilera, a quien se nombra solamente por desgracias. Le roban una bicicleta, se le muere su madre, Manuela Aguilera Infante, o un falso sargento de aviación le da un timo de 150 pesetas. También participa en la política local, siendo concejal en 1916 en la Corporación presidida por José Madrid Linares y en 1930 cuando es alcalde Francisco Arnau Navarro, así como secretario segundo en la Junta Directiva de la Cofradía de la Soledad del año 1913.

         Otras noticias nos hablan de Rafael Alcalá-Zamora Gómez a quien procesan por oponer resistencia a la autoridad.

 

LOZANO ALCALÁ-ZAMORA 

                         E

l matrimonio formado por Pedro Alcalá-Zamora Ruiz de Tienda y Candelaria Franco tuvo cinco hijos, cuatro varones (Federico, Pedro, Luis, José) y una hembra, Mercedes Alcalá-Zamora Franco quien casó con Fausto Lozano Infante, rico propietario quien fue alcalde de Priego. Sus hijos José, Nicolasa y Loreto aparecen esporádicamente en la prensa por noticias de sociedad.

         Por primera vez en este trabajo hemos hecho un apartado para las mujeres que por estos tiempos no tenían ningún protagonismo político ni cultural, por regla general. Las noticias son todas de sociedad o de acompañamiento a los varones de su familia.

         Así tenemos a Nicolasa Lozano Alcalá-Zamora de quien se da la noticia de su muerte en el año 1897. Su hermano Loreto tiene más noticias en la prensa. Nos la encontramos en 1888 asistiendo al teatro. Por su iniciativa y otras dos amigas, en el año 1898, hacen un novenario a San Antonio de Padua en la iglesia de San Pedro, y ponen un cepo para pedir limosnas para el culto y los pobres. Práctica piadosa que tuvo su máximo esplendor y desarrollo en las primeras décadas del siglo veinte y que ha llegado hasta nuestros días[28]. En el año 1900 los corresponsales prieguenses mandan a los diarios la noticia de una grave enfermedad. Era esposa del Registrador de la Propiedad del Distrito.

         De su hermano José Lozano Alcalá-Zamora conocemos que casó con Araceli Sidro de la Torre y entre sus hijos se cuenta a Adolfo Lozano Sidro, el célebre pintor prieguense.

         Es presidente del Casino en 1877. Forma parte de la comisión que se forma para la redacción del Reglamento del Liceo científico, artístico y literario que se crea posteriormente y en la comisión para la reforma de los reglamentos.  Fue Magistrado de la Audiencia Territorial. En 1903 aparece la noticia de su muerte acaecida el 15 de marzo[29].   

JULIO ALCALÁ-ZAMORA ZULUETA 

  E

ra hijo de Luis Alcalá-Zamora Franco y de Cristina Zulueta. Ingeniero de Caminos, ejerció su profesión en Málaga, Jaén y Ávila hasta que recaló en Córdoba donde fue nombrado jefe de la Sección de Obras Públicas de la Diputación, cargo que ejerció con notable maestría mejorando muchos de los caminos provinciales, por lo que se ganó la general estimación de todos cuantos trabajaron con él.

         A Priego solía venir con cierta frecuencia. Era socio numerario del Casino. En esta sociedad, el 6 de enero de 1891 participa en una velada literaria en la que actúa con Juan Callava y Carlos Valverde López[30]. Lo vemos asistiendo a un banquete que se le da al diputado electo José Fernández Jiménez, junto a más de 60 comensales entre los que se encuentra José Serrano Ramos[31]

         En la prensa destacan algunos de sus viajes a Priego, su participación en la Asociación para el progreso de las Ciencias, creada en Córdoba, dentro de la sección de Ciencias Matemáticas, la petición de altos honores por su labor como jefe de Obras Públicas, y las noticias de su muerte y la descripción de su sepelio, en diciembre de 1924, al que asisten las más altas autoridades provinciales.

         La Corporación Municipal de Priego el 25 de diciembre de 1924 hace constar en acta el sentimiento por su muerte y envía sendos pésames a la viuda y a la Oficina Provincial de Obras Públicas.

         Dejó viuda llamada Pilar Bouvier y dos hijos, Luis y Ana[32]. 

MADRID ALCALÁ-ZAMORA 

  L

a familia de apellido Madrid es otra de alto linaje en la burguesía prieguense. Emparentó con los Alcalá-Zamora Caracuel, y con lógica, como el resto de los familiares de las dos ramas, salen con frecuencia en los diarios.

         De todas las noticias recopiladas, hemos hecho un aparado con Salud Madrid Alcalá-Zamora, que como las escasas mujeres que llevamos reseñadas aparece en crónicas de sociedad. En 1921 preside, junto a otras numerosas señoritas, una carrera de cintas con objeto de recaudar fondos para los soldados que luchan en Melilla. La vemos en el séquito que acompaña al obispo Adolfo Pérez Muñoz en su visita pastoral por Priego y a algunas aldeas del término como Esparragal y Zagrilla. En el año 1923 asiste a los bailes de Carnaval y en el año 1925 realiza la llamada peregrinación Osio en compañía de varias amigas y dirigida por los sacerdotes José Aparicio y Juan García Vilches.

         De su hermano, Luis Madrid Alcalá-Zamora nos llega las noticias de sus estancias en Priego cuando tiene permiso.  Así en 1915 se encuentra de permiso en Priego siendo primer teniente de artillería y después regresa a Granada donde estaba de guarnición. Desde Melilla, en 1915 colabora con 2 pesetas para la madre de las víctimas de un horroroso crimen cometido en Priego.

         Muere en 1929, con el grado de comandante, ?víctima de una muy rápida enfermedad, cuarenta y ocho horas no ha sido su duración?.

         En el año 1931, el Ayuntamiento republicano rotula una calle con su nombre, la hoy llamada Mesones. Y esto por ?ser hijo esforzado de Priego, víctima de la Dictadura de Primo, perseguido por éste, que dio su vida en aras de la Revolución que engendró nuestra querida República[33]?.

 


[1] BARGA, Corpus: El Presidente de la República Española, contado por él mismo. ?La Voz?, número 4717, 19 de diciembre de 1931.

[2] FERNÁNDEZ LÓPEZ, Rafael: El Capitán de las Milicias Urbanas de Priego, Pedro Alcalá-Zamora, ?Adarve?, número 403-404, Semana Santa 1993, página 79 y siguientes. Artículo con las siguientes fuentes: Archivo General Militar de Segovia. Sección 1ª. División 1º, legajo A 1054.

VALVERDE MADRID, José: Introducción a Apuntes para la historia de Priego por Pedro Alcalá-Zamora. Boletín de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba.

MUÑOZ DUEÑAS, María Dolores: D. Pedro Alcalá-Zamora en la primera hora del liberalismo español. Datos para una biografía. ?Fuente del Rey?, mayo de 1990, número 77, páginas 6 y 7.

[3] ARCHIVO PARROQUIAL DE LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN DE PRIEGO DE CÓRDOBA: Libro de Bautismos, número 59, folio treinta.

[4] ARCHIVO MUNICIPAL DE PRIEGO: Actas notariales, libro 519 de José García Calabrés, página 264.

[5] DIARIO DE CÓRDOBA: número 7149, del 24 de junio de 1874.

[6] FORCADA SERRANO, Miguel: Priego de Córdoba en la obra de Adolfo Lozano Sidro en A. Lozano Sidro. Ayuntamiento de Priego de Córdoba y Obra Social y Cultural de CajaSur. 2000.

[7] VALVERDE LÓPEZ, Carlos: Memorias íntimas y populares. Manuscrito.

[8] ALCALÁ ORTIZ, Enrique: El Casino de Priego y otras sociedades recreativas 1848-1999. Excmo. Ayuntamiento de Priego y Casino de Priego.

[9] VALVERDE LÓPEZ, Carlos: Memorias íntimas y populares. Años que se citan.

[10] CORRESPONSAL: Priego, ?Diario de Córdoba?, número 11565, 3 de enero de 1891.

[11] REDACCIÓN: Fúnebre ceremonia, ?Diario de Córdoba, número 14693, 2 de febrero de 1900.

[12] REDACCIÓN: Valor heroico, ?La Unión?, número 732, del 7 de noviembre de 1893.

[13] Para más información sobre este punto consultar el apartado Prieguenses en Maruecos de mi libro El Casino de Priego y otras sociedades recreativas 1848-1998. Dos tomos.

[14] REDACCIÓN: Fallecimiento, ?Diario de Córdoba?, número 13833, 12 de agosto de 1897

[15] CARACUEL, Eloy: Adhesión, ?Patria Chica?, periódico semanal prieguense, 10 de marzo de 1915.

[16] REDACCIÓN: Gacetillas, ?Patria Chica?, periódico semanal prieguense, 6 de junio de 1915.

[17] RUIZ SANTAELLA, Francisco: Fiesta memorable, ?Patria Chica?, número 9, del 25 de abril de 1915.

[18] CORRESPONSAL: Banquete a un general, ?La Voz?, número 223, del 7 de septiembre de 1920. y ?El Defensor de Córdoba?, número 6880, del 14 de septiembre de 1920.

[19] ALCALÁ ORTIZ, Enrique: Hablando del pueblo: Pregones. Página 84. CajaSur. Año 1998.

[20] ALCALÁ ORTIZ, Enrique: Historia de Priego de Andalucía, tomo I, página 11 y 115. Excmo. Ayuntamiento de Priego de Córdoba. 1988.

[21] Este resumen biográfico se ha tomado de los siguientes libros: ALCALÁ-ZAMORA TORRES, Niceto: Memorias. Editorial Planeta, 1977. VALVERDE LÓPEZ, Carlos: Memorias íntimas y populares. Manuscrito. ALCALÁ ORTIZ, Enrique: Historia de Priego de Andalucía, tomo I. Excmo. Ayuntamiento de Priego de Córdoba, 1988. El Casino de Priego y otras sociedades recreativa (1848-1998), dos tomos. Excmo. Ayuntamiento de Priego de Córdoba y Casino de Priego. Año 2000. Y de los artículos: ALCALÁ-ZAMORA Y RUIZ DE PEREALTA, Luis: Manuscritos varios. PELÁEZ DEL ROSAL, Manuel: Los Caracuel , revista ?Fuente del Rey? número 83 de noviembre de 1990, página 8, y El ministro togado y senador don Gregorio Alcalá-Zamora y Caracuel: una vida consagrada a la política, revista ?Fuente del Rey, número 78, junio de 1990, página 6; FERNÁNDEZ LÓPEZ, Rafael: El ministro Togado don Gregorio Alcalá-Zamora y los motivos de su dimisión, revista prieguense ?Adarve?, números 397-398, Navidad de 1992, páginas 58 y 59.

[22] Para más información sobre su vida, se deben consultar los artículos y libros siguientes: Luis Alcalá-Zamora y Caracuel, Revista ?Fuente del Rey, número 65, mayo de 1989; Don Luis Alcalá-Zamora, Obispo de Cebú, Filipinas, revista ?Fuente del Rey?, número 117, septiembre de 1993; Un prieguense muerto en extrañas circunstancias: don Luis Alcalá-Zamora y Caracuel. Obispo electo de Cebú (Priego 1833 ? Manila 1873), de Manuel Peláez del Rosal, revista ?Fuente del Rey?, número 171, marzo 1998; A propósito del volumen ?Los asesinos del general Prim? de Antonio Pedrol Ríos, artículo de Niceto Alcalá-Zamora Castillo;  Baza de espadas, novela de Ramón del Valle Inclán. Cartas de conspiradores de la Revolución de septiembre; De Cartago a Sagunto, de Benito Pérez Galdós; Memorias íntimas y populares, de Carlos Valverde López; los expedientes localizados por Vicente Orti Cárcel; y, La Iglesia Católica en Filipinas en el siglo XIX, de Carmen Gallego.

[23] Más información sobre el apellido Alcalá-Zamora se puede encontrar en mis libros: Pedro Alcalá-Zamora Estremera en la prensa cordobesa (1897-1910); Almedinilla y almedinillenses en la prensa cordobesa (1852-1952); Carcabuey y carcabulenses en la prensa cordobesa (1852-1952)¸ y Fuente-Tójar y tojeños en la prensa cordobesa (1852-1952).

[24] Para más información sobre este punto véase en mi libro ya citado del Casino de Priego?? el apartado el apartado 4.1.5. Soldados distinguidos en la guerra de Cuba, página 241 y siguientes.

[25] CORESPONSAL: Desde Priego, ?Diario de Córdoba? número 13815, 24 de julio de 1897.

[26] ALCALÁ ORTIZ, Enrique: Historia de Priego de Andalucía, Tomo I. Excelentísimo Ayuntamiento de Priego de Córdoba, 1988. Capítulo. La luz por el sistema de electricidad.

[27] ALCALÁ-ZAMORA ESTREMERA, Pedro: Carta abierta a Martín Alcalá-Zamora, ?Diario de Córdoba?, número 14382, 22 de febrero de 1899.

[28] ALCALÁ ORTIZ, Enrique: Soledad en todos. Historia de la Real Cofradía del Santo Entierro de Cristo y María Santísima de la Soledad Coronada. Apartado Pan y culto de San Antonio.

[29] Mas información sobre el apellido Lozano Alcalá-Zamora se puede encontrar en mi obra titulada Priego y prieguenses en la prensa cordobesa (1852-1952), en los nombres y registros siguientes: Lozano Alcalá-Zamora, Loreto: 1328, 1495, 1496, 1497.

[30] CORRESPONSAL: Priego, ?Diario de Córdoba?, número 11565, 3 de enero de 1891.

[31] REDACCIÓN: Obsequio a un Diputado, ?Diario de Córdoba?, número 21110, 1 de marzo de 1918.

[32] Más noticias sobre el apellido Alcalá-Zamora se pueden encontrar en mi obra titulada Priego y prieguenses en la prensa cordobesa (1852-1952) en los siguientes nombre y registros: Alcalá-Zamora: 2743. Alcalá-Zamora Aguilera, Francisco: 2579, 2716, 3614, 3954, 4173, 4192, 4594 5527. Alcalá-Zamora y Aguilera, Luis: 4594, 5582. Alcalá-Zamora Aguilera, José: 3941. Alcalá-Zamora Campos, Rosario: 4706. Alcalá-Zamora Castillo, Isabel: 4175. Alcalá-Zamora Castillo, María Teresa: 4175. Alcalá-Zamora Castillo, Niceto: 3978. Alcalá-Zamora Castillo, Purificación: 4102. Alcalá-Zamora Estremeras, Pedro: 1572. Alcalá-Zamora, Franco, José: 1270. Alcalá-Zamora Franco, Luis: 1259. Alcalá-Zamora Gómez, Fernando: 5239. Alcalá Zamora Gómez, José: 2216, 2716, 3617. Alcalá-Zamora Gómez, Luis: 3941, 4173, 4192, 4594, 5522. Alcalá-Zamora Gómez, Manuel: 3941. Alcalá-Zamora, Juan: 2925, 4121. Alcalá-Zamora, Julio: 1282, 2585. Alcalá-Zamora, Martín: 998, 999, 1472. Alcalá-Zamora Matilla: 2996. Alcalá-Zamora Matilla, Alberto: 4706. Alcalá-Zamora Matilla, Emilio: 5313, 5765. Alcalá-Zamora Matilla, Luis: 4712. Alcalá-Zamora Matilla, Julio: 4698. Alcalá-Zamora Torres, Niceto: 1570, 2581, 2585, 2587, 2589, 2599, 2724, 2790, 2988, 3002, 3818, 3837, 3896, 3941, 3955, 3956, 3957, 3961, 3963, 3964, 3965, 3966, 3970, 3971, 3972, 3974, 3976, 3986, 3990, 3992, 4003, 4008, 4013, 4015, 4023, 4045, 4046, 4051, 4052, 4054, 4076, 4079, 4102, 4172, 4179, 4184, 4188, 4190, 4205, 4589, 4593, 4594, 4599, 4640, 4955, 4970, 4986, 5508, 5520, 5530, 5584, 5605, 5608, 5763, 5768, 5769, 5774. Alcalá-Zamora y Zulueta, Julio: 1460. 

[33] Más información sobre el apellido Madrid Alcalá-Zamora, se puede encontrar en mi obra Priego y prieguenses en la prensa cordobesa (1852-1952) en los nombres y registros siguientes: Madrid Alcalá-Zamora: 1555. Madrid Alcalá-Zamora, Concepción: 4644. Madrid Alcalá-Zamora, José: 2716, 4169, 4173, 4644, 4678, 5006, 5050, 5472, 5765. Madrid Alcalá-Zamora, Luis: 3963, 4644, 5525, 5586, 5604. Madrid Alcalá-Zamora, Manuel: 4013, 4050, 4102, 4178, 4644, 4678, 5765. Madrid Alcalá-Zamora, Mercedes: 2923. Madrid Alcalá-Zamora, Rosario: 2716, 2917, 2923. Madrid Alcalá-Zamora, Salud: 2856, 4102, 4106.

 





593 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007